¿Qué significa “No sujeto, exento y deducción fiscal”?

Cuando hablamos de impuestos, los términos no sujeto, exento y deducción fiscal, son palabras que aparecen en el desarrollo de la norma relativa a cada impuesto, pero  ¿qué significan esos conceptos?

Se trata de conceptos totalmente diferentes y por lo tanto con efectos también diferentes  por lo que entenderlos es fundamental para saber interpretar la filosofía del impuesto pudiéndose evitar una mayor tributación.

¿Qué se quiere decir cuando hablamos de una operación no sujeta?

Significa que el hecho no tributa por ese impuesto, un ejemplo son  las operaciones realizadas por las Comunidades de Regantes para la ordenación y aprovechamiento de las aguas las cuales no están sujetas a IVA. Otro ejemplo son las entregas de dinero como medio de pago  con el caso típico del pago de intereses. Es decir, si como contraprestación por el servicio de préstamo de un banco, pagamos unos intereses (entrega de dinero) dichos intereses no están sujetos a IVA.

Cuando aparece el término exento, entendemos que la operación está sujeta a ese impuesto pero, por algún motivo legal, no tributa. Por ejemplo, los contribuyentes con rentas procedentes exclusivamente del trabajo y hasta un importe de 22000 euros no tienen la obligación de hacer la declaración de la renta, la obtención de rentas sí está sujeta al impuesto pero como no se llega a 22.000 euros está exento del impuesto, no tiene obligación de declarar.

Hay que tener claro que los términos exento y no sujeto significan que no hay obligación de tributar, pero tenemos que tener presente que cuando una operación está no sujeta  no hay obligación de presentar el impuesto pero cuando la operación está exenta puede ocurrir que sí, que haya que presentarlo aunque sea una presentación solamente informativa porque el resultado es cero. Por ejemplo, cuando se realiza una actividad de alquiler de inmuebles no hay obligación, es decir, se está exonerado de presentar el resumen anual de IVA, sin embargo, si te das de baja antes del último trimestre, cuando llegue el momento sí que habrá que presentarlo aunque se esté de baja censal en la actividad. El no presentarlo, es motivo de sanción.

Finalmente, ¿qué se entiende por deducciones fiscales? Son reducciones de los ingresos a las cuales el contribuyente tiene derecho.

Al bajar los ingresos por aplicar esas deducciones, baja también la cuota a pagar. Por ello, las deducciones son muy importantes para conseguir el ahorro fiscal.

Un ejemplo lo tenemos con la deducción por vivienda habitual en la declaración de la renta. Generalmente las deducciones se establecen con el fin de incentivar la inversión.



2 comentarios

Deja un comentario